Amalia Fernández fusiona aquí todos los oficios que desearía para ella: cantante, científica, estilista, mística, matemática y, finalmente, espectadora. Atecnológica y artesanal, esta pieza es un hecho teatral finito, pero apunta descaradamente a la eternidad: cinco personas se dedican a mantener activo y constante un hilo musical que va transformándose, una partitura coreográfica con elementos corales, teatrales, performativos y poéticos con una atención alerta y minuciosa a la coreografía exacta, a la ejecución precisa de la partitura, a la coordinación con el resto de grupo y con un esfuerzo físico considerable para producir una música que, en otra pieza, se podría haber fabricado simplemente apretando el botón de “play”. El resistente y delicado hilo musicales un proyecto escénico que tiende a la realización de todos los deseos y a la vez a la generación de otros nuevos.

Concepto y dirección: Amalia Fernández.

Intérpretes: Catherine Sardella, Pablo Herranz, Óscar Bueno, Anto Rodríguez, Amalia Fernández.

Vestuario y asistencia espacio escénico: grupo de WhatsApp de intercambio de necesidades de Zarzalejo (Madrid).